miércoles, 18 de marzo de 2009

La justicia de los 118 puntos



118 puntos es la diferencia que estádísticamente puede haber entre el ganador del campeonato y el segundo, lo gracioso del caso es que el ganador tedría 118 puntos MENOS que el segundo clasificado.

Si un piloto gana 2 carreras y en el resto no puntua tiene 20 puntos y dos victorias, si en las otras 16 carreras hay un ganador diferente en cada una, y un piloto llega segundo en 16 carreras y gana otra obtendrá 138 puntos, más que de sobra para ser justo campeón, la diferencia entre ambos es de 118 puntos, sin embargo el campeón será el piloto que solo puntuó en dos carreras, eso si ganándolas.para mi eso no es justicia.

Lo se, es llevar al extremo la normativa, no de forma tan extrema es posible que se de el caso de un piloto ganando el título con 70 puntos, todo esto sirve para demostrar lo mal hecha que esta la nueva forma de elegir al campeón.

2 comentarios:

mrproper dijo...

Efectivamente estamos llevando los ejemplos al extremo para demostrar la injusticia del nuevo sistema. Pero es que hay que ser conscientes de una cosa. Cada sistema es diferente en sus objetivos. El antiguo premiaba la regularidad, de forma que casi siempre el piloto más regular se llevaba el título. El sistema nuevo prea las victorias, resultando simplemente que el título con más victorias se lleva el campeonato.

Simplemente dos puntos de vista. Pero desde luego el último es una mierda.


Salu2

pindruxeiro dijo...

Llevar una normativa al extremo es, efectivamente, la forma correcta de testarla, ya que una buena norma cubre el máximo rango de posibilidades. Por otra parte, si sólo se valora la victoria, el supuesto de que cada carrera la gane un piloto diferente es menos extremo, ya que no existirá la posibilidad de ser tácticos respecto a la puntuación y se generará la competitividad extrema del 'todo o nada', que a su vez favorecerá el número de abandonos y por tanto las posibilidades de que pilotos punteros no puntúen.

Mrproper, no son tan sólo dos puntos de vista, ya que la propuesta aprobada por la FIA mantiene los puntos como criterio secundario, dando pie a la inevitable comparación de los datos.